Haciendo Barrio
 :: Portada 101
Noviembre/ Diciembre 2008    
 :: Bajar edición 101 en PDF
 :: Consejo Editorial
 :: Ediciones Anteriores
 :: Suplemento Media Pila
 :: Ir a Madretierra
 :: Contáctenos
 :: EDITORIAL
 :: FORO OESTE
 :: YO SOLO QUERÍA VOLAR
 :: DÍA INTERNACIONAL DE LA NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER
 :: COMPAÑÍA NACIONAL DE AUTÓMATAS ''LA MUSARANGA''
 :: BARRIO X BARRIO
 :: BUENAS Y MALAS
 :: ACTUALIDAD
 :: JESÚS DE NAZARET
 :: FIESTÓN
 :: Circuito Cultural y Productivo Irie
 :: SERIADA DE ORGANIZACIÓN
 :: REFORMA URBANA
 :: ECOLOGÍA
 :: Cotidiano
 :: Entretenimientos
 :: PAJAROS DEL CAMPO Y LA CIUDAD
 :: COMENTARIO DE LA HISTORIETA
 :: HISTORIETA
TRENZA DE ARTE Y TRABAJO
La magia de La Musaranga, su teatro de Autómatas, sus juegos de kermesse y su Taller de fabricación de títeres fueron gran atracción para chicos y grandes en el fiestón.
¿Por qué se llama la ''Musaranga''? le preguntamos a Pedro Hasperué. ''Porque nos gustó el sonido de esa palabra'' contesta él. Y añade: ''después averiguamos que es una palabra del lunfardo. Significa: gesto sobreentendido que se hace con la cara. Las señas del truco, por ejemplo, serían musarangas. Y esto también es cierto, porque nosotros trabajamos sin palabras. Son los títeres, junto con la música, los que se ofrecen a la mirada de los espectadores.'' La Compañía Argentina de Autómatas fue un lujo en el fiestón ''Por más y mejor democracia'', celebrado el 23 de Noviembre. La gente de La Musaranga no solamente presentó su espectáculo. También ofreció juegos de kermés y abrió su famosa Caja de Herramientas para que todos los chicos pudieran fabricar sus propios títeres, usando materiales que, si falta imaginación, van a parar a la basura. Tapitas, botellas, alambre, hilo, se juntaron para que cada chico pudiera hacer su títere y llevárselo.
La Musaranga lleva 20 años de trabajo. Sirvió a muchos compañeros para ganarse algunas monedas, pero también para aprender a manejar máquinas, como por ejemplo los tornos para madera: con ellos fabrican los jugadores del metegol. Y también sirvió para realizar experiencias artísticas. Pedro explica: ''Una experiencia del arte vinculado con la manualidad, con el trabajo. Por eso no hacemos teatro, pero sí marionetas. Para hacer un número artístico en La Musaranga, primero hay que fabricar los títeres, la ropa, los instrumentos musicales que van a tocar, la silla donde se sentarán y el piano que van a tocar. Antes de llegar a ensayar el número se ha hecho todo un trabajo manual, técnico, con herramientas, con ingenio. Por otra parte, hay que poner trabajo físico, también. Cuando la Musaranga llega a cualquier lugar, hace su ingreso con una caravana de siete carritos, cada uno con sus dos ruedas de bicicletas, cada uno con su carga, lo cual supone trabajo físico para mover la caravana y sirve también de amansadora de vanidades, impidiendo que alguien se sienta demasiado artista y busque solamente el lucimiento.'' La fábrica de juguetes ''Avelino Sosa'' nació también por esa inquietud. ''Con el nombre de Avelino Sosa nos pasó igual que con la Musaranga. Primero le pusimos el nombre porque era uno de los personajes que nosotros habíamos creado. Y después nos enteramos que Avelino Sosa era una persona real y había sido nada menos que el hermano de Juan Domingo Perón.''
Podría decirse que La Musaranga viene a ser una escuela de Artes y Oficios. Tiene talleres de literatura, arte infantil, percusión, apoyo escolar. Todo eso funciona en la Carpa Zenón García, cada mes o mes y medio. Y los jóvenes que trabajan en esos talleres van haciendo todo un camino hasta llegar a tener posibilidad de participar en los números del espectáculo. En ese momento podrán ponerse el largo delantal azul que sirve de telón de fondo a las marionetas, ya que estas actúan a los pies de los titiriteros. Que estos estén a la vista del público no interesa mucho, porque bastará que suene la música y las marionetas actúen para que todas miradas queden presas de la magia de los muñecos, fabricados con materiales simples o de descarte. La Musaranga nació en 1995. En 1999 fundó la Escuela de Artes y Oficios Avelino Sosa. ''Educar las manos, templar el corazón y aclarar el pensamiento'' expresa los objetivos de este grupo que pertenece a la Agrupación 26 de Julio, aunque, como dice Pedro, eso no está en lo que decimos, sino en lo que hacemos.