Haciendo Barrio
 :: Portada 100
Septiembre / Octubre 2008    
 :: Bajar edición 100 en PDF
 :: Consejo Editorial
 :: Ediciones Anteriores
 :: Suplemento Media Pila
 :: Ir a Madretierra
 :: Contáctenos
 :: Sumario
 :: Editorial
 :: Ley que precisamos
 :: Experiencia Cuartel V
 :: Ordenanza en Ituzaingó
 :: Experiencia Mejor Vivir
 :: Experiencia Foro Oeste
 :: Gas Natural ''El Milenio''
 :: Servicios Públicos
 :: Vivir en el Centro
 :: Experiencia ''E D U M''
 :: Crónica de Desalojo
 :: Especulación
 :: Fondos Rotativos
 :: Haciendo Memoria
 :: 1.Derecho a Regularización Urbana y Dominial
 :: 2.Participación en Políticas Urbanas y de Vivienda
 :: 3.Democratización del Acceso a los Servicios Públicos
 :: 4.Derecho a Vivir en Áreas Centrales
 :: 5.Desalojos y DDHH
 :: 6.Sanciones a la especulación financiera
 :: 7.Fortalecimiento e los procesos de Autogestión del Habitat
 :: Como ven los pibes la Reforma Urbana
 :: Mujeres La fuerza que todo lo puede
 :: La Mirada de un Militante
 :: Libertadores de América
 :: Buenas y Malas
 :: Barrio Ituzaingó Anexo - Córdoba
 :: Café Literario
 :: Versos-Poemas yalgo más
 :: correo de lectores
 :: La Wipala
 :: Contratapa
La contaminación en la ciudad- Un mapa de Enfermedades.
Barrio Ituzaingó Anexo - Córdoba
En la reunión que el Movimiento por la Reforma Urbana realizó en Córdoba el 6 de septiembre, María Godoy relató el problema y los logros de los vecinos del Barrio Ituzaingó Anexo. Más de 30 organizaciones de Córdoba, Bs. As. y Santa Fe escucharon este testimonio de una lucha que María llamó ''Nuestra reforma urbana silvestre''. En el año 2001 la Organización Panamericana de la Salud, en su último informe, dice que el Barrio Ituzaingó Anexo es un sitio contaminado. En el 2000 estábamos allí unos 5000 habitantes. Habíamos elegido ese lugar porque estaba cerca de las fábricas Fita, Perkins y demás. No contábamos con agua de red, teníamos agua de pozo. No teníamos centro de salud y no teníamos asfalto. Es un barrio que tiene forma de U, rodeado de campos de soja. Una de las chicas empieza a notar que la gente andaba con pañuelos en la cabeza, que los niños estaban pelados y algunos llevaban barbijos. Ella empieza a investigar y descubre enfermedades. Pero la cantidad era anormal. Cáncer, enfermedades respiratorias, lupus, púrpura, abortos espontáneos, embarazos donde está la placenta y no el embrión, problemas en el aparato inmunológico, todo tipo de alergias, esclerosis múltiple. Entonces, presentamos un listado de todo eso al Ministerio de salud. Lo cajonearon.
Aparecen tres leucemias muy seguidas y cerca una de otra, a 50 metros: una adolescente de 16 años, una señora de 56 y una niña. A partir de eso, se moviliza el barrio. Nos movilizamos también porque nos cortan el agua, dado que habían hecho análisis y encontraron un insecticida muy peligroso. Vamos al ERSEP (Ente Regulador de los Serv. Públicos), a pedir el agua. Y ahí sufrimos el primer chantaje: nos hacen firmar una nota que dice que nos daban el agua con la condición que no entabláramos ninguna demanda legal. A partir de ahí hacen todo tipo de análisis, encuentran PCV en los transformadores, agroquímicos en el agua y el suelo, encuentran en el aire otras sustancias, porque tenemos fábricas de plástico por ahí, y encuentran plomo y cromo en el agua.
Ahí empezó esto de peregrinar por todas las instituciones del Estado provincial, municipal, y nacional. Hemos hecho una reforma urbana silvestre, esto de apropiarnos de la ciudad, que tengamos agua,asfalto,centro de salud. Conseguimos que retiren los transformadores, uno de esos tenía niveles altísimos. Lo normal es 50 partes por millón de PCV, y nosotros teníamos 281. La gente rodeó el transformador, lo siguieron hasta donde lo depositaban y se pudo analizar, con el escribano. EPEC dice que no sabía. Nosotros los involucramos, pero nunca hicieron estudios.
El barrio está dividido. Hay gente que dice que lo único que queremos hacer es desvalorizar las viviendas. Que los chicos que fueran a pedir trabajo fueran discriminados, porque iban a ser enfermos. Hasta hoy siguen diciendo que no pasa nada en el barrio. Al centro de salud lo defendimos. A partir de esto se crea en Córdoba. el primer registro de tumores. Al hacer visible lo nuestro empieza a salir en todos lados. Logramos el asfalto. Se construye un IPV, sin servicios, una vez instalados empiezan las luchas por los servicios; pero el Estado no controló si ahí se podía construir. Además hay un problema con los desechos de las fábricas que iban a esa zona. No hemos logrado un estudio de suelo profundo. Logramos dos ordenanzas, emergencia sanitaria y que no se fumigue con avioneta en la ciudad de Córdoba. En febrero nos estaban fumigando, en junio lo detienen al sojero, que recién ayer conocimos los nombres, y si es el que esta al lado nuestro. Investigan, hicieron análisis y ahora creemos que va a juicio. Tenemos un mapa donde marcamos las enfermedades del barrio con enfermedades. En menos de dos años hemos tenido 5 suicidios. Con todo, parece que las evidencias no son suficientes.
Conseguimos una ley: la ley de agroquímicos; ahora hay que reglamentarla y tienen que adherir las municipalidades. Lo más valioso de nuestra lucha, para nosotras, es que logramos provincializar, nacionalizar, e incluso hacer conocer este problema a nivel internacional. No somos ecologistas ni ambientalistas; luchamos por el derecho a la salud, que es educación, vivienda, trabajo, alimentación y ambiente sin contaminación. Aprendimos a usar diversos caminos o vías de lucha. Una es la vía administrativa, presentando notas por todos lados. Otra es la vía legal: tenemos recursos de amparo y también ''habeas data'' (para acceder a los registros) porque no nos daban la información que queríamos. La via que más nos dio frutos fue la movilización. Estuvimos con legisladores, funcionaros, Organizaciones No Gubernamentales y demás. Con algunos estamos peleados porque aparecen una vez y después desaparecen. Algunos nos han robado los datos, usan nuestras cosas para otros fines. La gente sabe que pasa, sin ser funcionarios sabemos las salidas. Hoy difundimos lo nuestro. El gobierno nos tiene miedo a las organizaciones como nosotros, ahora no nos recibe. Todos los niños tienen agroquímicos, incluso algunos prohibidos. Respecto al agua, todos los de la zona recibimos del dique Los Molinos, y viene por canal abierto que está rodeado por campos de soja. La Municipalidad quiere investigar qué tipo de remediación hace falta.