Haciendo Barrio
 :: Portada 100
Septiembre / Octubre 2008    
 :: Bajar edición 100 en PDF
 :: Consejo Editorial
 :: Ediciones Anteriores
 :: Suplemento Media Pila
 :: Ir a Madretierra
 :: Contáctenos
 :: Sumario
 :: Editorial
 :: Ley que precisamos
 :: Experiencia Cuartel V
 :: Ordenanza en Ituzaingó
 :: Experiencia Mejor Vivir
 :: Experiencia Foro Oeste
 :: Gas Natural ''El Milenio''
 :: Servicios Públicos
 :: Vivir en el Centro
 :: Experiencia ''E D U M''
 :: Crónica de Desalojo
 :: Especulación
 :: Fondos Rotativos
 :: Haciendo Memoria
 :: 1.Derecho a Regularización Urbana y Dominial
 :: 2.Participación en Políticas Urbanas y de Vivienda
 :: 3.Democratización del Acceso a los Servicios Públicos
 :: 4.Derecho a Vivir en Áreas Centrales
 :: 5.Desalojos y DDHH
 :: 6.Sanciones a la especulación financiera
 :: 7.Fortalecimiento e los procesos de Autogestión del Habitat
 :: Como ven los pibes la Reforma Urbana
 :: Mujeres La fuerza que todo lo puede
 :: La Mirada de un Militante
 :: Libertadores de América
 :: Buenas y Malas
 :: Barrio Ituzaingó Anexo - Córdoba
 :: Café Literario
 :: Versos-Poemas yalgo más
 :: correo de lectores
 :: La Wipala
 :: Contratapa
MUJERES ¡LA FUERZA QUE TODO LO PUEDE!
Reportaje a Marta, Inés y Zunilda
Inés vive en el barrio Belgrano, en Merlo. Marta vive en el barrio Pachamama, en Ituzaingó. Zunilda vive en la zona de Villa Udaondo, pero Pachamama la ha adoptado. Con historias diferentes, pero el mismo empuje: creen en su barrio y en la posibilidad de mejorarlo. Amantes de los niños, niñas y jóvenes, todas movilizadas por el repique del bombo de la murga resonando en el barrio. Mujeres que sueñan con la paz en el mundo y la unidad de los pueblos latinoamericanos. Aquí va una charla muy enriquecedora con ellas.
¿Qué las mueve al t rabajo comunitario?
Mar ta: ''nosotros en mi barrio queremos que el barrio mejore. No digo que tenga todo, pero al menos las mejoras que más se necesitan. Por ejemplo, un pequeño asfalto, una mejora porque hay veces cuando llueve que los chicos no pueden llegar al colegio. Y en Pachamama necesitamos gas, forestación, la placita, un espacio verde para los chicos…a mi lo que me impulsa a seguir luchando e ir a todas las reuniones que puedo es para tratar de mejorar el barrio. No es solo para mí, sino también para los vecinos también.
Inés: ''toda mi vida miré más para afuera que a lo mejor mi casa. Me interesan los pibes, me gusta que los pibes tengan un espacio para ellos, es su derecho. A mi me impulsan los pibes. Me mueve que todos tenemos derecho a un momento de alegría, de estar juntos. Veo que no hay lugares para los pibes. A mí me mueve la juventud. Me encanta la juventud de hoy porque tienen la posibilidad de decir todo lo que nosotros en nuestra época no podíamos decir. Y sé que es muy difícil para el joven sobrevivir en este tiempo. Eso me mueve, amo a la juventud y me gusta verla feliz, realizada. Y yo pongo un granito de arena por ellos, me satisface trabajar con ellos''.
Zunilda: ''antes lo que me movían eran mis hijos. Y cuando lo anoté a Lucio en la murga, desde ahí empecé a andar. Desde ahí surgieron las reuniones para el Haciendo Barrio, el acompañamiento a la murga, en el jardín me engancho en todas, estoy dando catequesis en la capilla. A veces no veo tantos frutos, pero me siento contenta de poder aportar algo a la comunidad''.
¿Tuvieron di f icul tades en los trabajos comunitarios por ser mujeres?
Zunilda: ''yo aprendí a no quedarme callada. Aprendí a hablar, a decir las cosas. A veces choca lo que decimos. Pero las diferencias sirven para re-ver la forma de ver de cada uno. A partir de hablar con otros, yo hago un auto-análisis''.
Marta: ''antes vos no podías hablar, en la familia no se podía hablar. Teníamos que acatar lo que papá, mamá decían y sobre todo la abuela, porque la abuela era la cacica, la que dirigía toda la familia. Hoy en día aprendí a expresarme, a hablar con otras personas, poder hacerme entender cuáles son mis sentimientos, cuál es mi forma de trabajar. Aprendí a no callarme, a no tragarme… porque cuando uno expresa, aprende un montón de cosas, es una ida y vuelta con los otros''.
Inés: ''yo nunca tuve problemas con el otro sexo. Y cuando los he tenido los he podido superar, no llegué nunca a mayores. Trabajo mucho con hombres de igual a igual, en el Centro Cultural que se armó ahora en la Capilla soy la única mujer y tengo buen trato, al igual que con las mujeres''
¿Qué le aportamos de especial las mujeres a estos t rabajos comunitarios?
Mar ta: ''debe ser que estamos acostumbradas a lo que hacemos en nuestras casas. Llevamos la familia, la casa adelante. En mi caso, me da la pauta de que si soy una buena ama de casa, soy una buena madre, puedo ser una buena vecina y puedo sacar cosas para los vecinos. En común, no? Siempre en común todo el barrio, no es que es Marta. Lo importante es que las cosas se hagan entre todos y como siempre digo: la unión hace la fuerza''.
Inés: ''pero también la información. Porque una sale a capacitaciones, reuniones, encuentros, salidas con la murga. Uno conoce mucho y empieza a traer información a tu lugar, a tu casa. La gente sabe quién puede saber y nos consultan''. Marta: ''es como si fuéramos voceras del barrio. Como por ejemplo me pasó el otro día que fui a una reunión y me enteré de un programa donde dan cursos para trabajo a los jóvenes. Yo traje esa información al barrio y al otro día fueron los jóvenes del barrio mayores de 18 años. Y el Boletín en el barrio nos beneficia mucho porque yo todo lo pongo en el Boletín''. Zunilda: ''a mi siempre me mandan mensajes porque como yo estoy en el jardín, en la escuela de los chicos, en la capilla y me ven de acá para allá, de acá para allá… y cuando me preguntan cosas y yo no sé les averiguo, agarro la bicicleta, me voy hasta el lugar y averiguo. Yo esto lo hago de corazón, y no sé de dónde nos salen las ganas de hacer todo esto! a veces me dicen que no saben cómo hago porque cocino, lavo, plancho, la casa, los chicos chiquitos. Yo tengo el apoyo sobretodo de mi marido y mis hijas.
Marta: ''yo soy una enamorada de mi marido… y uno de mis hijos me dice: mami cómo no vas a estar enamorada de tu marido si él te ayuda en todo. Es un amor, es divino… estamos los dos solitos porque los chicos se casaron y se fueron. Pero ahora es el tiempo de nosotros, tuvimos hijos los criamos, criamos nietos y ahora es el disfrute de nosotros, nos hacemos mimos''. Inés: ''además de todo lo que hacemos, tenemos el tiempo para los demás… te satisface ver el barrio contento. Cuando organizamos los corsos, fue una alegría una fiesta que no me olvido más lo feliz que estábamos.'' Marta: ''porque nosotras damos, damos, damos…pero también recibimos y esa es la satisfacción más grande que te puede quedar''. Inés: ''yo tuve períodos de depresión por no estar en contacto con la gente. Tuve un tiempo que me estresé porque hacía tantas cosas… y por un año me encerré. El médico me mandó a hacer un viaje y eso me hizo muy bien y volví de vuelta''.
En materia de tierra y vivienda en sus zonas… ¿Cuál creen que es hoy la prioridad?
Zunilda: ''mis vecinos que tienen coche quieren el asfalto. Pero yo no, para mi cambiaría mucho el barrio, los chicos no podrían salir a andar en bici por la calle, en mi barrio me gusta la tranquilidad''. Marta: ''en cambio para nosotros sí. Nosotros queremos el asfalto para que los chicos puedan ir a la escuela los días que llueva''. Inés: ''nosotros venimos hace años pidiendo el asfalto. Hace un tiempo se hizo una mejora con cascote y eso ya te da un contacto con alguna avenida o asfalto''. Marta: ''a nosotros también nos tiraron los cascotes, pero resulta que no podes caminar, yo ya me caí dos veces''. Inés: ''hoy en día lo que necesitaríamos es una red de gas. Está carísimo el gas, una garrafa te sale $35. La red de gas sería ideal. También sería ideal que cada uno pusiera al día los terrenos que son tomados. Otra cosa que veo en el barrio es muchísimas zanjas y eso trae enfermedades. Pero, ¿a dónde tiramos el agua? Sale cien pesos desagotar un pozo. Necesitaríamos una red cloacal. Yo nunca quise tener zanja, pero no tenemos alternativa''.
¿Qué sueños tienen?
Marta: uy…¿por dónde empezamos? Inés: yo creo que si América Latina estaría más unida, todo sería diferente… cambiarían muchísimas cosas. Porque nosotros no somos nada más los que sufrimos, el barrio chiquito, sino que este drama de mi sector se multiplica en toda América Latina. Y América Latina está invadida y quiere explotar ahora por lo que pasa allá en Bolivia… que se vayan a su país y que nos dejen trabajar. Entonces, un lindo sueño es la unificación total de toda América Latina. A partir de ahí, veremos que pasa… ¿quién nos va a parar? Marta: ''a mi me gustaría que existiera una paz común en todos los países. Eso lo tiene que entender el presidente de EEUU… ¿quién es él para meterse en los otros países?''. Inés: ''lo mismo los que han vendido nuestros país… ¡resulta que ahora no podemos pasar a nuestros propios lagos!''. Zunilda: ''mi sueño es la paz mundial y sobre todo con los pueblos originarios. Otro sueño es que todos tengamos un trabajo digno. Porque uno con trabajo organiza su vida y tiene la posibilidad de ayudar a otros''