Haciendo Barrio
 :: Portada 100
Septiembre / Octubre 2008    
 :: Bajar edición 100 en PDF
 :: Consejo Editorial
 :: Ediciones Anteriores
 :: Suplemento Media Pila
 :: Ir a Madretierra
 :: Contáctenos
 :: Sumario
 :: Editorial
 :: Ley que precisamos
 :: Experiencia Cuartel V
 :: Ordenanza en Ituzaingó
 :: Experiencia Mejor Vivir
 :: Experiencia Foro Oeste
 :: Gas Natural ''El Milenio''
 :: Servicios Públicos
 :: Vivir en el Centro
 :: Experiencia ''E D U M''
 :: Crónica de Desalojo
 :: Especulación
 :: Fondos Rotativos
 :: Haciendo Memoria
 :: 1.Derecho a Regularización Urbana y Dominial
 :: 2.Participación en Políticas Urbanas y de Vivienda
 :: 3.Democratización del Acceso a los Servicios Públicos
 :: 4.Derecho a Vivir en Áreas Centrales
 :: 5.Desalojos y DDHH
 :: 6.Sanciones a la especulación financiera
 :: 7.Fortalecimiento e los procesos de Autogestión del Habitat
 :: Como ven los pibes la Reforma Urbana
 :: Mujeres La fuerza que todo lo puede
 :: La Mirada de un Militante
 :: Libertadores de América
 :: Buenas y Malas
 :: Barrio Ituzaingó Anexo - Córdoba
 :: Café Literario
 :: Versos-Poemas yalgo más
 :: correo de lectores
 :: La Wipala
 :: Contratapa
6. Sanciones a la especulación financiera
Se debe combatir la especulación con la tierra. El Estado y los vecinos realizan obras y mejoras que aumentan el valor de la tierra, y algunos propietarios se benefician con ello sin haber hecho nada. La política fiscal debe castigar los baldíos e inmuebles abandonados. Y se deben promover políticas de captación de al menos una parte de las ganancias de los especuladores, generadas por el esfuerzo de la comunidad. Deben pagar más impuestos quienes más tienen, menos impuestos los que menos tienen, y los que no tienen nada, que no paguen nada. También se deben promover políticas de recuperación de terrenos e inmuebles abandonados por parte del Estado, para incorporarlos a sus políticas de tierra, vivienda y equipamientos sociales.
VENEZUELA
En el Haciendo Barrio número 79, en enero del 2005, festejábamos que el presidente de Venezuela, Hugo Chavez, dictó un decreto que entrega a los campesinos pobres las tierras que se encuentran sin cultivo en poder de hacendados latifundistas.
''Hay que poner orden a la propiedad privada de la tierra, tierra para los campesinos, tierra para el que la trabaje'', dijo el presidente bolivariano. Con esta frase logra doble efecto: por un lado, declara la necesidad de poner justicia en el reparto de las tierras; por otro cambia de significado la palabra orden. Casi siempre la palabra ''orden'' significó represión. En esta ocasión orden significa avance de la: