Haciendo Barrio
 :: Portada 100
Septiembre / Octubre 2008    
 :: Bajar edición 100 en PDF
 :: Consejo Editorial
 :: Ediciones Anteriores
 :: Suplemento Media Pila
 :: Ir a Madretierra
 :: Contáctenos
 :: Sumario
 :: Editorial
 :: Ley que precisamos
 :: Experiencia Cuartel V
 :: Ordenanza en Ituzaingó
 :: Experiencia Mejor Vivir
 :: Experiencia Foro Oeste
 :: Gas Natural ''El Milenio''
 :: Servicios Públicos
 :: Vivir en el Centro
 :: Experiencia ''E D U M''
 :: Crónica de Desalojo
 :: Especulación
 :: Fondos Rotativos
 :: Haciendo Memoria
 :: 1.Derecho a Regularización Urbana y Dominial
 :: 2.Participación en Políticas Urbanas y de Vivienda
 :: 3.Democratización del Acceso a los Servicios Públicos
 :: 4.Derecho a Vivir en Áreas Centrales
 :: 5.Desalojos y DDHH
 :: 6.Sanciones a la especulación financiera
 :: 7.Fortalecimiento e los procesos de Autogestión del Habitat
 :: Como ven los pibes la Reforma Urbana
 :: Mujeres La fuerza que todo lo puede
 :: La Mirada de un Militante
 :: Libertadores de América
 :: Buenas y Malas
 :: Barrio Ituzaingó Anexo - Córdoba
 :: Café Literario
 :: Versos-Poemas yalgo más
 :: correo de lectores
 :: La Wipala
 :: Contratapa
LAS PIEDRAS Y LOS BUENOS PASOS
Morón Treinta familias de EDUM
''Esperanza de Una Meta'' (EDUM) recorrió el partido buscando predios, estudió planes de gobierno, relevó lotes en desuso, preparó proyectos, los presentó. Es una esperanza con buenas piernas, manos fuer tes, imaginación despierta. Todo movido por una convicción: la ciudad tiene que dar lugar a todos. En esta página, ellos mismos nos cuentan su historia.
“El grupo se formó en noviembre del año 2005, por una necesidad en común que es la de vivienda propia. La primera en contactarse con la gente de Madre Tierra fue Silvia. Ellos le sugirieron formar un grupo en el barrio con otros vecinos que tengan su mismo problema… Allí comienza todo. Nos comenzamos a reunir en noviembre, un grupo de 30 familias con diferentes situaciones. Algunos por vivienda, otros por mejoramiento de su vivienda, otros por regularización de la vivienda donde se encontraban, etc. Le pusimos entre todos un nombre al grupo: ''Esperanza de una meta''. Para nosotros significaba eso: ¡una esperanza! Y así comenzamos a trabajar. La meta que nos pusimos era encontrar una solución para todos los integrantes del grupo. Comenzamos a recorrer el partido de Morón, buscando predios libres para realizar un plan social. También estudiamos los planes que otorgaba el gobierno: ''Mejor vivir'', ''Techo y Trabajo'', etc. También relevamos lotes que estaban en desuso, en nuestro mismo barrio. Vimos otras alternativas en La Matanza y Merlo. Luego de reunir toda la información nos inclinamos por uno y pusimos todas nuestras fuerzas en él. Comenzamos realizando distintos proyectos que podían llegar a ser más viables. Y los presentamos en distintos lugares. Tuvimos entrevistas con distintas personas y trabajamos con gente de nuestro municipio. Tuvimos varias piedras en el camino, pero continuamos luchando día a día.
Después de tres años de lucha, hemos golpeado muchas puertas y nos hemos sentado con mucha gente perteneciente al gobierno en sus distintos niveles y áreas. Nosotros estamos convencidos de haber dado varios pasos adelante hacia nuestra meta y por eso después de tanto tiempo seguimos teniendo la misma fuerza y las mismas ganas que al comienzo y no vamos a bajar los brazos hasta conseguir lo que nos hemos propuesto. Queremos hacer un reconocimiento al Estado municipal que abrió un canal de diálogo y se muestra dispuesto a trabajar con nosotros en la búsqueda de caminos para hacer posibles nuestros sueños”. Grupo EDUM
Hasta aquí, la voz de los protagonistas. La lucha por la tierra propia es uno de los sueños que más trabajo requieren. Es un sueño que exige mucha imaginación. Hay que inventar, hay que buscar, hay que crear formas nuevas de hacer ciudad, de quedarse en la ciudad, de hacer cumplir el derecho que todas y todos tenemos a la tierra segura.